Crítica: La voz dormida


Libro: La voz Dormida

Año: 2002 (Primera Edición)

Publicación: Prisa Ediciones (Punto de lectura)

Hay libros sutiles. Hay libros contundentes. Y luego están esos libros que con un susurro en el sitio adecuado te dan un golpetazo en el alma de la que no te terminas de recuperar. Esos son los mejores libros. Esos en los que todo pasa en las pequeñas cosas, en los susurros detrás de las puertas, en lo que callan y en los que encuentras sentimientos tan grandes que pueden llenar un estadio.

“La voz dormida” es de esos libros. Puro sentimiento contenido porque es la guerra civil y no estamos para excesos. Porque en la guerra civil el amor no se demuestra corriendo por los páramos cual Catherine Linton, se demuestra llevando un paquete de comida con una nota en el fondo a la prisión de ventas. Porque el valor no se demuestra corriendo hacia el peligro con un arma en la mano, sino sobreviviendo y manteniendo el recuerdo de los que se perdieron en el camino para que no mueran en balde.

Hay mucho sentimiento político en este libro. Pero es lo de menos. Porque si Pepita no te roba el corazón, bueno, entonces no lo hará nada en esta vida. Porque a Pepita le dan igual los partidos, los suyos, los nuestros y los de más allá. A Pepita le importa Paulino que la llama Chiqueta y le retira el pelo de la cara, le importa su hermana Hortensia embarazada en la prisión de Ventas  que pasa los días escribiendo en un cuaderno azul y le importa Felipe, el marido de su hermana que se esconde en el bosque y lamenta no ver a su mujer con su hijo en brazos.

Y todo eso sin caer en el melodrama fácil, arrancándote una sonrisa cuando menos te lo esperas. Porque en este libro hasta Judas Tadeo te guiña un ojo cuando nadie le mira.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Crítica de libros

3 Respuestas a “Crítica: La voz dormida

  1. Habrá que leerlo. Yo leí hace tiempo Cielos de barro. Y es una escritora con escritura magistral. La pena que se nos fue pronto.

  2. Estoy leyendo por fin cielos de barro, previo a ver la película. Indudablemente nustra Dulce Chacón nos dejó un breve pero gran legado. Hece tiempo, al poco de su muerte leí Cielos de barro. Tambien con una prosa magistral.

  3. Jesús López

    Me gusta mucho cómo está escrita la crítica. Si el personaje de Pepita ya de por sí conquista en el libro, a aquellos que os haya gustado merece la pena que acudáis al cine a ver la película, la interpretación de María León, que por momentos te arranca una sonrisa o te conmueve, bien merece la Concha de Plata que ganó en San Sebastián. Esperemos que también tenga su reconocimiento en los Goya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s