Homenaje a Walt Whitman


Escucha bien, yo soy el joven que hace resonar su grito furioso en los confines del mundo. Yo soy el viejo que le mira indulgente. Estoy en tus entrañas. Escúchame bien y no te atrevas a leerme con tu cerebro, ni con tus ojos. Exijo que me leas con las tripas. Estoy cansado de que me diseccionen, quiero viajar por ese torrente sanguíneo que tú y yo compartimos con ese viejo loco de dientes sudorosos que se atrevió a cantarse a su mismo.

Escúchame bien te digo porque yo soy ese secreto vergonzoso que guardas bajo la almohada. También ese trofeo que muestras en la entrada de tu hogar. Estoy maldito y estoy bendito. Caprichoso. Voluble.

Eterno.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo creación propia

Una respuesta a “Homenaje a Walt Whitman

  1. Ah!!! El Viejo Walt Whitman. Muy bien escrito. Pareces él. El mismo Whitman no sabría distinguirlo. Fabuloso!!! De vez en cuando tendriamos que cantarnos a nosotros mismos y sin querer ser hedonistas, por supuesto. Bravo Raquel!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s