Clásicos Literarios: Cumbres Borrascosas


Pocas cosas pueden decirse de Cumbres Borrascosas que no se hayan dicho ya. Cuando uno se atreve a comentar un libro como éste, debe tener claro que no va a descubrir nada nuevo. Lo único que podemos hacer es intentar profundizar en él.

Un libro difícil, intenso y desagradable como el páramo en el que tiene lugar. Extremo y valiente ha sido tachado de sadomasoquista, de incestuoso y de cruel. Y no se puede negar que todas esas características están ahí, Emily Brönte volcó en él todas las pasiones a las que no pudo dar rienda suelta en la vida real. Cumbres Borrascosas es un grito desgarrado por la libertad, aunque duela. Porque ir en contra de tus instintos, ir en contra de tu libre albedrío sólo puede terminar en desgracia. Todo va a peor cada vez que Catherine niega a Heathcliff, o viceversa. Negarse a ellos mismos sólo les vuelve desgraciados.

Decía que es un libro valiente, porque es un libro intrínsecamente feminista.  No está bien golpear a una mujer, ellas son fuertes, decididas, inteligentes. Son las que equilibran, las que educan, son la roca que permanece inalterable entre todos esos vientos y destinos cambiantes. Tienen roles que la literatura de la época sólo atribuía a los varones. Mientras, estos son enfermizos, débiles, pusilánimes, borrachos o simplemente mezquinos. No se va a decir aquí que los hombres se merezcan semejante retrato, porque no es cierto, pero si hay que reconocerle el mérito a una mujer que en pleno silgo XIX se puso en pie para clamar que sus congéneres debían tener voz, que eran seres valiosos y a tener en cuenta. Señaló la opresión a la que veían sometidas tanto por la sociedad como por la religión y se negó a borrar una sola palabra.

No es un libro político, no puede serlo por su propia idiosincrasia. Cumbres Borrascosas es un viento huracanado que te deja momentáneamente sin respiración. Y como las fuerzas de la naturaleza no está restringido por las convenciones sociales, es primario y agresivo, es agreste y duro. Pero sobretodo es un libro hermoso que se ha intentado llevar al cine en varias ocasiones, la última este mismo año, sin mucho éxito. No es fácil transmitir en imágenes la fuerza a la vez  destructora y creadora que desprende esta novela.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Clásicos Literarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s